Archive for the ‘Becarios’ Category

h1

El despertar de un letargo

30 marzo, 2011

Han pasado ya varios meses desde que mostré signos de vida en la bitácora. Reconozco que da la sensación de que me he ido a hibernar como un oso cuando llega el duro invierno, que por cierto, ha sido más llevadero de lo que esperaba.

Admito que la actividad no ha sido demasiado frenética, sobre todo en cuanto a viajes y excursiones, pero el frío, la nieve y las pocas horas de luz no invitan a ir a conocer nuevos lugares. Preferí esperar a la llegada de la primavera para disfrutar aún más de los destinos que me esperan.

En su lugar, aproveché para conocer a fondo Varsovia, sus rincones, su historia, su gente, su gastronomía. Posiblemente me anime a comentar alguno de estos aspectos próximamente, aunque no prometo nada. También dio tiempo a un par de escapadas. Una a Estambul con motivo del cambio de año y otra a Berlín más recientemente, y en las que volví a reecontrarme con aquellos compañeros y amigos que compartimos nuestro entrenamiento en Madrid allá por el verano pasado.

Algunos intrépidos se han atrevido a visitarme durante el invierno como mi padre o Gabri y Alberto, destinados en París y Estocolmo respectivamente, y a los que espero se hayan sentido agusto durante su estancia en Polonia.

Muchos planes quedan pendientes para los próximos meses, los cuales hay que exprimir al máximo porque aún en la lejanía se ve acercarse poco a poco la fecha de caducidad de esta aventura.

Anuncios
h1

Los compañeros

3 octubre, 2010

Ninguna aventura puede llegar a buen puerto si se emprende en solitario. Necesitamos el apoyo y la compañía de otras personas dada nuestra naturaleza social.

Partí en solitario de mi ciudad natal hacia Madrid con el objetivo de ser instruido y formado para la misión encomendada. Tal y como las naciones preparan y entrenan a sus ejércitos, la Institución reúne a sus elegidos para adoctrinarlos en el arte de la dominación de las máquinas. Y en la capital conocí a quienes iban a ser mis aliados en la distancia: sesenta hombres y mujeres que destacaron entre seiscientos candidatos por sus méritos y que han sido destinados a realizar misiones similares a la mía en distintos puntos del globo.

Rivales durante las pruebas de selección, pronto se convirtieron en compañeros y amigos gracias en parte a las largas tardes y noches pasadas en las tabernas de la ciudad, lanzando brindis y regocijándonos por nuestra suerte. Veladas que ayudaron a sobrellevar el tedioso y duro proceso de formación preparado por el Organismo.

Una vez finalizado el entrenamiento y tras una épica celebración nos despedimos con sentimientos encontrados. La alegría de emprender pronto el viaje hacia nuestro destino y la tristeza de saber que algunos de nosotros nunca nos volveremos a ver.

Los becarios