Posts Tagged ‘Senderismo’

h1

Senderos helados

4 noviembre, 2010

Sale el sol en Zakopane y nos levantamos después de dormir en cama tan solo dos horas. Sorprendentemente no nos encontramos cansados, perfecto, necesitábamos estar en forma para la jornada que se venía encima. En el albergue nos ofrecieron un buen desayuno para tomar fuerzas y un mapa con los caminos que se podía recorrer por las montañas.

Senderos

Estudiamos las rutas y como no éramos expertos montañeros ni llevábamos equipamiento adecuado decidimos recorrer una sencilla. El sendero, Strazyska Dolina, empezaba al sur de Zakopane, justo al pie de las primeras montañas de la cordillera de los Tatras donde, a pesar del espléndido y soleado día que hacía, empezaban a aparecer los primeros restos de nieve en zonas sombrías. El camino discurría remontando un pequeño arroyo de agua helada en un paisaje espectacular. Estaba encantando, la naturaleza me apasiona y siempre había soñado recorrer los bosques europeos de altos árboles tan diferentes a lo que podía encontrar en mi tierra.

Strazyska Dolina
Conforme nos adentrábamos en la montaña, y a pesar de no haber subido  mucha altitud, el sendero se iba poniendo cada vez más blanco, obligándonos a prestar atención a las placas de hielo que aparecían de vez en cuando. Tras algo menos de una hora caminando, llegamos a un refugio en un claro, dónde hicimos nuestra primera parada para avituallarnos. El alimento era necesario porque la parte más dura estaba por venir. Antes de eso, nos dirigimos en una prolongación del sendero hacia el sur, caminando entre resbaladizas rocas para alcanzar una pequeña cascada que salía de una infranqueable pared.

Refugio

Escalera Infernal

Volvimos al refugio y desde ahí tomamos dirección este a lo largo de una interminable escalera de rocas que ascendía por la montaña al abrigo de los árboles que, afortunadamente, impedían que estuviese cubierta de nieve. Algo más de una hora nos tomó conquistar aquella escalera que finalizaba en la cumbre de Sarnia Skala a 1377 m de altitud. Desde allí, unas vistas espléndidas de todo el valle de Zakopane a un lado y de los altos picos de Zakopane que se erguían dominantes sobre nosotros.

Por último, tocaba el descenso, por la otra cara de la montaña y a través de una escalera de piedra similar a la de subida pero cubierta de hielo. Midiendo cada paso para no resbalar, por fin llegamos a un camino junto a otro arroyo que nos llevaba de vuelta a Zakopane, donde nos esperaba una serie de tabernas tradicionales dónde reponer fuerzas con un buen filete de carne asada.

Montes Tatra

Zakopane

Anuncios